La recogida de 258 kg de residuos electrónicos y pilas permite reforestar una zona de alto valor biológico de la Comunidad de Madrid

0

Los 258 kilos de residuos electrónicos y pilas depositados por los madrileños en los contenedores de Recyclia instalados en más de 50 establecimientos de conocidas cadenas comerciales han permitido reforestar una zona de alto valor biológico en el Parque Regional del Sureste, espacio natural protegido integrado en la Red Natura 2000 e interconectado con otros espacios naturales a través del Arco Verde de la región. La zona reforestada se ha denominado “Bosque Gratitud para Nuestros Mayores”, en recuerdo de los fallecidos del colectivo más castigado por la Covid-19.

Este es el resultado de la campaña de recogida del mismo nombre que Recyclia desarrolló en los meses de junio y julio del año pasado y en la que contó con la colaboración de las cadenas BricoDepot, Decathlon, Leroy Merlin y MediaMarkt.

Por cada kilo de aparatos electrónicos y pilas retirado, Recyclia, entidad dedicada a la recogida y reciclaje de estos residuos, ha realizado una aportación económica para llevar a cabo a este proyecto de reforestación consistente en la plantación de más de medio millar de especies autóctonas, entre ellas sauce blanco, fresno, taray, almez o álamo. Además, los ordenadores portátiles, tablets, teléfonos u otros equipos aptos para su reutilización, han sido reacondicionados por la empresa Revertia y se donarán a residencias de ancianos de la región.

La presentación del “Bosque Gratitud para Nuestros Mayores” ha tenido lugar esta mañana en el Centro de Educación Ambiental (CEA) El Campillo, ubicado en Rivas Vaciamadrid. Al acto han asistido Mariano González, viceconsejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid; Luis del Olmo Flórez, director general de Biodiversidad y Recursos Naturales; José Pérez, consejero delegado de Recyclia, y representantes de las entidades de la distribución participantes en la campaña.

Según Mariano González, “este bosque no sólo honra la memoria de tantos mayores fallecidos, en muchos casos sin el consuelo de sus familiares, como consecuencia de esta terrible enfermedad. También nos debe recordar que esta pandemia hunde sus raíces en la alteración que ha provocado la acción humana sobre los ecosistemas y que tenemos el deber inexcusable de proteger la naturaleza, todos los días, en todas nuestras acciones. Por ello, acciones tan singulares como ésta nos permiten integrar las interacciones existentes entre protección de la biodiversidad y fomento de la Economía Circular, sumando a ello la necesaria integración social y laboral para avanzar en el objetivo común de la sostenibilidad”.

Por su parte, para José Pérez, consejero delegado de Recyclia, “la campaña ‘Bosque Gratitud para Nuestros Mayores’ tiene una vertiente ambiental y social directamente relacionada, por una parte, con nuestro cometido de aumentar la cantidad de residuos electrónicos y de pilas gestionados y contribuir así a una economía sostenible, descarbonizada y eficiente en el uso de los recursos; y, por otra, con uno de los ejes de nuestra política de RSC consistente en facilitar el acceso a las nuevas tecnologías a toda clase de colectivos para mejorar su bienestar y facilitar su formación y su integración sociolaboral. Todo ello, -añade Pérez- en el marco de una iniciativa con la que, además, rendimos un sentido homenaje a nuestros mayores, quienes más han sufrido las consecuencias de la pandemia”.

Compartir.

About Author

Comments are closed.