International e-waste day: 57,4 millones de toneladas de RAEE generados en 2021

0

Relación entre residuos electrónicos y la explosión del streaming: una preocupación emergente

En el E-Waste Day 2021, los principales expertos pedirán a ciudadanos, empresas y gobiernos que realicen un mayor esfuerzo por llevar aparatos eléctricos, electrónicos rotos o pilas y baterías gastadas a reparar o reciclar para recuperar las principales materias primas que lo componen y reducir la necesidad de buscar nuevos recursos en el entorno natural.

La cantidad de residuos de equipos electrónicos y eléctricos (RAEE) en 2021 alcanzará alrededor de 57,4 millones de toneladas, un peso mayor que el de la Gran Muralla China.

La edición del 2020 del E-waste Day informó que se generaron 53,6 millones de toneladas de RAEE en 2019. Esa cifra representa un salto del 21% desde 2014. (Se prevé que en 2030 sean 74 millones de toneladas).

Estos datos se traducen en un crecimiento anual de 2 millones de toneladas, un problema atribuido a las mayores tasas de consumo de productos electrónicos (que aumentan un 3% anual), ciclos de vida del productor más corto y opciones de reparación limitadas.

Según las estimaciones en Europa 11 de cada 72 artículos electrónicos en un hogar promedio ya no están en uso o están rotos. Anualmente, y por ciudadano europeo, se acumulan de 4 a 5 kg de productos eléctricos y electrónicos sin usar antes de ser desechados.

Otro estudio en Francia estima que entre 54 y 113 millones de teléfonos móviles, con un peso de 10 a 20 toneladas, duermen en cajones u otros espacios olvidados en los hogares franceses.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, a pesar de que muchos teléfonos móviles se reciclan, la EPA estima que más de 151 millones de teléfonos al año, (aproximadamente 416.000 al día), son destruidos o terminan incinerados o depositados en vertederos. A pesar de eso se estima que el 40% de los metales pesados en los vertederos de los Estados Unidos provienen de productos electrónicos desechados.

Sin embargo, en peso, los grandes electrodomésticos desechados, como estufas y refrigeradores, constituyen el mayor problema en materia de residuos electrónicos. La UE cuenta con una legislación exhaustiva sobre responsabilidad ampliada del productor (EPR), que consiste en objetivos y responsabilidades legales. Los Estados miembros luchan por alcanzar estos objetivos, como lo documentan UNITAR y el Foro RAEE con sede en Bruselas en el siguiente informe, WeEE Flows study and vision.

Pascal Leroy, director general del Weee Forum, la organización detrás del Día Internacional de los Residuos Electrónicos, dice: “Muchos factores juegan un papel importante para que el sector eléctrico y electrónico sea eficiente y circular. Por ejemplo, nuestros miembros de responsabilidad ampliada del productor recogieron y aseguraron el reciclaje responsable de 2,8 Mt de residuos electrónicos en 2020. Sin embargo, hay que destacar una cosa importante: mientras los ciudadanos no devuelvan su equipo usado, roto, lo vendan o lo donen, tendremos que continuar extrayendo materiales totalmente nuevos que causan un gran daño ambiental”.

“El enfoque de este año para el E-Waste Day es el papel crucial que cada uno de nosotros tiene para hacer de la circularidad una realidad para los productos electrónicos. Esto es más importante que nunca a medida que nuestros gobiernos van a la COP26 para discutir la acción global para reducir las emisiones de carbono. Cada tonelada de RAEE reciclada evita alrededor de 2 toneladas de emisiones de CO2. Si todos hacemos lo correcto con nuestros residuos electrónicos, ayudamos a reducir las emisiones nocivas de CO2”.

El acaparamiento y la falta de devolución de Aparatos Eléctricos y Electrónicos

Las encuestas revelan una idea errónea generalizada en el ciudadano en el que alrededor del 40-50% de los residuos electrónicos se reciclan (entrevistas en https://bit.ly/3FtNPoj,). Sin embargo, menos de la mitad, el 17,4%, se trataba y reciclaba adecuadamente en 2019.

El tema es complejo. En el caso de los teléfonos móviles, tablets, ordenadores y otros pequeños aparatos de tecnología de la información existen muchos factores que desalientan el reciclaje en el ciudadano, incluida la seguridad de los datos, el valor del producto, los puntos de retorno difíciles de alcanzar y la incertidumbre sobre el reciclaje adecuado, entre otros.

Ruediger Kuehr, director del Programa SCYCLE y jefe de la oficina del UNITAR en Bonn, estima que en todo el mundo se están acumulando aproximadamente de 9 a 12 Mt de AEE rotos o no utilizados por valor de decenas de miles de millones de dólares en materias primas. “Una tonelada de residuos teléfonos móviles desechados es más rica en oro que una tonelada de mineral de oro”, señala el Dr. Kuehr.

“Por ejemplo, en 1 millón de teléfonos móviles, hay 24 kg de oro, 16,000 kg de cobre, 350 kg de plata y 14 kg de paladio, recursos que podrían recuperarse y devolverse al ciclo de producción. Y si no reciclamos estos materiales, es necesario extraer nuevos suministros, dañando el medio ambiente”.

“Además, la recuperación de estos materiales a partir de los residuos ahorra muchas emisiones de dióxido de carbono en comparación con la minería de metales vírgenes”, dice Kees Baldé, Oficial Superior de Programas del Programa SCYCLE de la Universidad de las Naciones Unidas.

Agrega que los materiales recuperables de alto valor supone, en una estimación moderada, 57 mil millones de dólares, una suma mayor que el PIB de la mayoría de los países. Esas cifras, en 2019, en lugar de ser recolectados para su tratamiento y reutilización, se perdieron.

Alcanzar las tasas de recolección requiere que todos los actores estén involucrados, incluidos los consumidores.

“El cuidado del medio ambiente, la cultura, las normas sociales y la conciencia es uno de los motivadores clave para que las personas tomen medidas sobre los residuos electrónicos”, dice Magdalena Charytanowicz del WEEE Forum a cargo del E-waste Day.

“El 14 de octubre esperamos llegar a tantos ciudadanos en todo el mundo como sea posible e instamos a la eliminación adecuada de los productos electrónicos al final de su vida útil mediante el fomento de campañas y actividades de sensibilización como la recogida de residuos electrónicos, conferencias escolares y divulgación en las redes sociales. Incluso la acción más pequeña que promueva la recolección, reparación, reutilización o reciclaje de desechos electrónicos es bienvenida en el marco del Día Internacional de los Desechos Electrónicos”.

“Los consumidores”, agrega, “quieren hacer lo correcto, pero necesitan estar adecuadamente informados y disponer de una infraestructura disponible para que la eliminación correcta de los residuos electrónicos se convierta en norma social en las comunidades”.

Los residuos electrónicos e Internet: una brecha de información

Una dimensión emergente de la cuestión de los residuos electrónicos: la creciente demanda mundial de datos y servicios digitales.

Un informe europeo reciente (https://bit.ly/3A9gzyC) dice que “la demanda de video, películas, clips de redes sociales y la transmisión de juegos ocupan cerca del 85% del ancho de banda de los centros de datos”.

Mientras tanto, un estudio conjunto de la UIT y el WEEE Forum en 2020 (https://bit.ly/3o5pRcz) subraya que la digitalización es necesaria para fomentar la circularidad económica. También incluye varias estadísticas sorprendentes. Por ejemplo:

  • Los usuarios de Internet se han duplicado desde 2010, el tráfico ha crecido aproximadamente un 30% anual, y para 2023 los usuarios en todo el mundo serán 5.300 millones (66% de la población mundial).
  • Se proyecta que los usuarios de Internet móvil aumentarán de 3.800 millones en 2019 a 5.000 millones para 2025, mientras que los dispositivos conectados se duplicarán de 12.000 millones a 25.000 millones en ese mismo período.

Todo esto y los usos emergentes en la nube, 5G, automóviles autónomos, blockchain, aprendizaje automático y otras áreas de inteligencia artificial requieren un número cada vez mayor de servidores, millones de ellos en centros de datos.

Si bien este tipo de equipo profesional para la conectividad a Internet ciertamente representa mucho menos residuos electrónicos en peso que los dispositivos de consumo.

Agrega el informe: “Los teléfonos inteligentes continúan siendo el centro del crecimiento del uso de datos, ya que generan la mayor parte del tráfico de datos móviles (95% proyectado en 2025). El crecimiento del tráfico está impulsado tanto por el creciente número de suscripciones de teléfonos inteligentes como por el aumento del volumen promedio de datos por suscripción, impulsado principalmente por la visualización de contenido de video de mayor resolución”.

Y los fabricantes de productos tienen un papel importante que desempeñar junto con el de los consumidores. Según indica el informe:

“El rápido desarrollo de teléfonos móviles ha llevado a una dependencia del mercado en el reemplazo rápido de dispositivos más antiguos. Los dispositivos móviles afectan al medio ambiente de muchas maneras a lo largo de su vida útil, pero el impacto puede reducirse y extenderse durante un período más largo mediante la aplicación de principios de economía circular, incluido el control de producción, la reutilización de dispositivos, la remanufactura y el reciclaje, y un diseño circular mejorado que implica la selección, estandarización y modularización de materiales y componentes fáciles de desmontar”.

Compartir.

About Author

Comments are closed.