Austin tendrá el vecindario más grande del mundo con casas impresas 3D

0

La constructora Lennar y la empresa de tecnologías de construcción ICON en colaboración con BIG-Bjarke Ingels Group construirán la comunidad más grande de casas impresas en 3D hasta la fecha. 

La construcción en la capital de Texas, Austin, comenzará a construirse en el 2022 y combinará robótica, software y materiales avanzados junto con un diseño innovador realizado por el estudio de arquitectura BIG.

El proyecto se produce después de la escasez de mano de obra y materiales, que han hecho que la propiedad de una vivienda esté fuera del alcance de muchas familias estadounidenses, con casi 5,5 millones de escasez de viviendas unifamiliares en todo el país. La tecnología de impresión 3D producida por ICON ofrece hogares duraderos y energéticamente eficientes que se pueden construir más rápido que los métodos de construcción convencionales y dan como resultado menos desperdicio.

La empresa dijo que puede producir casas de hasta 278 metros cuadrados, y que anteriormente imprimió las paredes de una casa de 37 a 46 metros cuadrados en tan solo 24 horas (repartidas en el transcurso de «varios días»). Los tejados, las ventanas, las puertas y los acabados serán añadidos después por Lennar.

Los módulos se diseñarán desde cero utilizando el sistema de construcción Vulcan de ICON, una técnica que ofrece casas y estructuras de hasta 3.000 pies cuadrados y presenta sistemas de paredes y materiales avanzados que son más fuertes y duraderos que los materiales de construcción tradicionales, que resisten las condiciones climáticas extremas.

Aunque ICON no quiso revelar el costo del proyecto, la empresa dijo que su tecnología es mucho más rápida y barata que los métodos de construcción convencionales, en parte porque requiere menos mano de obra. En el proceso de construcción intervendrán cinco de las impresoras robotizadas «Vulcan» de 14 metros de ancho de la empresa, que emiten una mezcla de concreto llamada “Lavacrete” de acuerdo con un diseño de casa preprogramado.

Los defensores de la construcción impresa en 3D creen que puede reducir en gran medida los costos de mano de obra y el tiempo de construcción. La investigación también sugiere que el método puede reducir los residuos y las emisiones de dióxido de carbono. La capacidad de las impresoras 3D para construir edificios sin encofrado (los moldes de concreto en los que se suele verter el cemento) puede reducir significativamente el uso general del material, que es responsable de alrededor del 8% de las emisiones mundiales de CO2 al año.

Imágenes: Lennar

Compartir.

About Author

Comments are closed.