14 millones de plantas han surgido ya de Sprout

0

¿Lápices que crecen como hierbas, verduras o flores? ¿Te imaginas plantar un lápiz y darle una nueva vida cuando se ha quedado demasiado corto para escribir? Esta es la idea detrás del lápiz Sprout. Y en realidad, no es solo un invento peculiar. Se ha convertido en un símbolo de reciclaje y en la base de un negocio internacional que se vende ya en más de 80 países.

Con sede en Dinamarca, ha tenido en España una muy buena acogida convirtiéndose así en uno de los 3 mercados más grandes para la compañía.

¿Qué tienen en común El Ayuntamiento de Madrid, Viajes Carrefour o TedX España ? Todos utilizan lápices Sprout plantables para contar sus iniciativas ecológicas.

Como alternativa a los más de 135 millones de bolígrafos de plástico que se producen todos los días en el mundo, el lápiz Sprout se ha convertido en una opción popular para miles de empresas y organizaciones de todo el mundo pero en particular en España donde ya cuentan con más de 20 empresas con lápices plantables.

La idea del lápiz Sprout es que lo plantes cuando ya sea demasiado pequeño para seguir  escribiendo o coloreando. De esta forma, le otorgarás una nueva vida a la basura y el lápiz Sprout se habrá convertido en un símbolo de reciclaje y sostenibilidad.

14 millones de plantas que crecen de lápices

Desde que se lanzó la idea hace seis años, se han vendido 14 millones de lápices plantables. El fundador de Sprout, Michael Stausholm, se siente orgulloso de haber fundado una compañía con la misión de marcar la diferencia en diferentes niveles.

“Sprout comenzó con la misión de luchar contra el plástico e inspirar a las personas y las empresas a tomar medidas más ecológicas. Y este sigue siendo el núcleo de nuestro ADN. Queremos que la gente piense: si puedo plantar un trozo de lápiz en lugar de tirarlo, ¿qué más puedo hacer para dejar un impacto positivo en el planeta? Todos tenemos que empezar en alguna parte”

Sprout, lápices, plantas

Ahogándose en su sala de estar

Michael Stausholm fundó Sprout en 2013 cuando un grupo de estudiantes del MIT en Boston, EE. UU. inventó un lápiz con semillas en su parte trasera. Le encantó la idea, compró las patentes y los derechos de los estudiantes y lanzó el lápiz Sprout.

Lo que él creía que era un trabajo secundario, pronto resultó ocupar todo su tiempo. Estaba empaquetando los lápices en su casa y, básicamente, se estaba ahogando con todos los pedidos entrantes. Entonces, después de unos pocos meses, tuvo que alquilar una oficina y contratar a su primer empleado.

Hoy, Sprout tiene 18 empleados y oficinas tanto en Copenhague como en Boston.

España es una prioridad: El Ayuntamiento de Madrid y Getafe usan lápices Sprout.

Su Fundador, Michael Stausholm tiene una relación especial con España, que sorprendentemente ha resultado ser uno de los mercados más grandes para Sprout, presente en otros 80 países.

“Estoy muy agradecido de que los españoles hayan recibido con entusiasmo y calidez nuestro lápiz Sprout plantable. España es uno de nuestros principales mercados en el mundo y lo ha sido desde su lanzamiento. Sprout tiene la misión de crear innovaciones sostenibles e inspirar acciones más ecológicas. Nuestro lápiz puede hacer que las personas sean más conscientes sobre qué hacer cada día mejor. Y puede dar a las empresas la oportunidad de mostrar su compromiso con el medio ambiente eligiendo lápices como obsequios verdes”.

Algunos de los clientes españoles son el Ayuntamiento de Madrid o el de Getafe, Carrefour Viajes o TedX España. Todos utilizan el lápiz en su día a día o como regalo, durante eventos sobre temas ambientales o sobre convenciones.

“Tenemos altas expectativas para el mercado español. Vemos que la demanda de productos sostenibles está aumentando, tanto entre las empresas italianas como entre los consumidores privados, concluye Michael Stausholm.

Compartir.

About Author

RedaccionSMLHome

Comments are closed.